ETIUS

Gilberto: “La política debe ser una herramienta para el cambio”.

| Joven Creyente |

Por Jossie Ayón

Gilberto cree que la política debe ser una herramienta para poner en común: “para decidir, para mejorar el ambiente, creo que es muy necesaria. Creo que es algo que nos beneficia a todos”.

Con tal sólo 21 años, Gilberto combina sus estudios en la Licenciatura en Ciencias de la Comunicación en el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) con su trabajo como misionero:

“Tengo nueve años haciendo trabajos de misionero, tratando de hacer proyectos de intervención social en espacios vulnerados. He trabajado en espacios con migrantes en FM4 aquí en Guadalajara, he trabajado también con niños indígenas, todo desde una espiritualidad cristiana-católica”.

Ese “poner en común” como piensa a la política, sin embargo, no tiene nada que ver con la política que vemos en las campañas: “La política como lo que se conoce ahorita, como esta venta de mentiras y promesas para poder cumplir un objetivo personal, creo que no es muy necesaria en absoluto. Es decir, política desde su raíz creo que es muy chida, creo que todos hacemos política en nuestro momento pero creo que se ha tergiversado mucho el significado de lo que es política”.

¿Y qué lo lleva a pensar así?

Para Gilberto, muchas de las personas que están en cargos públicos (con la aclaración de no generalizar), son personas que tratan de beneficiarse a sí mismas sin pensar en a quiénes se llevan entre las piernas. Con estas personas, precisa: “Siento disgusto” y, por consecuencia, dice que en las elecciones esperará lo mismo de siempre: “Espero que independientemente de quién gane, las cosas no van a cambiar. Espero compra de votos, espero tal vez uso de mañas para llegar a lo que se necesita, espero resultados inesperados”.

Uno de estos resultados podría ser que existieran candidatos conscientes de la gente, que se implanten en la realidad, que no hablen desde estadísticas o desde la teoría: “Los números siempre deshumanizan. Espero candidatos que puedan explicar sus propuestas y que no utilicen frases hechas y refranes. No quiero promesas, quiero planes”.

A su voto le da bastante valor. Estadísticamente, como él lo menciona, no cree que una persona pueda hacer una diferencia, pero humanitariamente sí espera en el hecho de tomar acción, de votar por quien tú creas que es la persona más indicada.

¿Y los jóvenes?

Gilberto considera que los jóvenes son clave. Confía en que la formación de los jóvenes puede dar adultos de calidad y así crear presión hacia el gobierno:

“Como joven tienes muchas dimensiones, puedes ser un joven en una universidad en donde le dan una formación crítica, que hablan sobre política, pueden ser personas que con su voto hacen presión, los que salimos a marchar o ponemos presión sobre cargos públicos. Nosotros somos quienes podemos incidir en la agenda política, que un político pueda hablar y voltear la mirada a temas que a nosotros nos importan. La formación de los jóvenes puede dar adultos de calidad y crear presión en un gobierno”.

A lo largo de las pre-campañas y campañas electorales, la cobertura de temas sobre y para jóvenes ha estado en discusión, ya que de acuerdo al Instituto Nacional Electoral, los jóvenes representan el 30 por ciento del padrón electoral.

De ahí que Gilberto cuestiona el por qué si los jóvenes tienen tanta relevancia, se habla poco de ellos:

“Creo que algunos sí hablan sobre jóvenes. De lo muy poco que yo conozco, por ejemplo, una Margarita Zavala la verdad no la veo en absoluto tirándole a los jóvenes pero para nada; es una señora que está hablándole a la sociedad conservadora, adulta de México. A lo mejor suena muy radical pero yo la veo como el Donald Trump de México, ahorita que está hablando de militarizar las calles y de matar gente, no creo que esté hablando a jóvenes. Anaya creo que da la figura, no necesariamente habla hacia los jóvenes ni por los jóvenes pero creo que trata de representar una figura más juvenil y menos “el dinosaurio” del partido político; creo que habla de tecnología, esta visión de que hable inglés y francés pues habla de una visión multicultural que para los jóvenes es como, ‘ay, mira. Qué padre’. Aún así sus propuestas, para mí, no son más que negar las de los demás pero no presentar propias. Meade la verdad desconozco, no he estado muy presente, creo que el PRI ha estado muy metido en otros lados, no me informo mucho de él. Y Andrés Manuel le habla a los jóvenes, creo está tratando de convencer con esta política del amor. Creo que le habla a los jóvenes pero no por los jóvenes. Creo que trata de seducirlos con dinero, con lo que quieras, pero no nos ha preguntado, por decirlo así, qué es lo que necesitamos y lo asume muy desde su visión”.

Al hablar sobre política

Al informarse sobre política, Gilberto dice no darse el tiempo: “Podría hablar de notar cambios. Podría hablar de la línea del tren, cambios en estructura de movilidad, cambios en propuestas en educación. Pero no podría decirte quién los propuso, de qué partido vienen”.

Gilberto se informa de manera espontánea y con criterio: “De una que otra noticia que me anime a abrir, preguntando a profesores, escuchando a profesores, así voy formando criterios. Internet, específicamente bloggers en YouTube. No son blogs que sigo sino que me aparecen en anuncios, me meto y los veo”.

Además, hace una crítica hacia esta forma personal de consumir información: “Puedo ser honesto; no pregunto a ningún miembro de mi familia, no me parece pertinente en mi caso en particular y casi tampoco meto o pregunto a miembros de la iglesia. No considero que tengan voz y voto, al menos no la arquidiócesis de Guadalajara. Podría hablar con sacerdotes, por ejemplo del ITESO, con algún otro consagrado que conozca, pero la arquidiócesis de Guadalajara no creo que deba tener cabida en mi persona”.

Para Gilberto, es muy obvia la inclinación de la arquidiócesis de Guadalajara. “Es muy obvio el partido, a quién le están dando el voto. Y desde arquidiócesis (hablo de obispos hacia sacerdotes), la presión que se pueda ejercer a la sociedad; en las misas, en las catequesis, a mí se me hace muy corrupto el asunto”.

En clases es muy común para Gilberto dialogar sobre política y considera que hacerlo es importante:

“En Comunicación creo que es necesario. En clases, con profesores. Entre amigos cuando sale un meme, empieza la discusión del meme y luego ya nos metemos como en temas de política. Comparto cierta inquietud sobre no conocer mucho con mi novia, tratamos de informarnos juntos, los dos desconocemos bastante”.

Gilberto explica que todos conocemos algo; compartir con más personas puede darte una visión más amplia sobre cualquier partido o sobre cualquier candidato en específico: “Platicar con una persona puede darte más herramientas para tomar una decisión más acertada”.

A su vez, Gilberto no se siente representado por un partido político. Este 2018, será la primera vez que vota por Presidente. Sí piensa hacerlo pero aún no sabe por quién. De forma clara y mirando al suelo, Gilberto comparte sus preocupaciones más presentes: la deshonestidad o corrupción; que baje el índice de votantes si alguien, comenta, que no creerías que gane, lo haga; que cada vez los jóvenes se involucren menos por el hartazgo y que otros tengan la posibilidad de hacer lo que quieran porque cada vez al pueblo le importa menos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Comments are closed.